La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

TERUEL EN DOS DÍAS


 

¿Qué ver en Teruel en dos días?


 

 

1. La Catedral de Santa María de Mediavilla

 

El primer lugar que visitar en Teruel y uno de mis favoritos es la Catedral de Santa María de Mediavilla. Es una de las pocas catedrales de estilo mudéjar que existen en España, lo que le valió en 1986 su incorporación a la lista de Patrimonio de la Humanidad.

La Catedral de Teruel | Fuente: wikipedia.org

La Catedral de Santa María de Mediavilla

Si por algo destaca la Catedral de Teruel es por su techumbre mudéjar de par y nudillo.

 

2. Dinópolis

 

La segunda parada que hacer en Teruel es visitar Dinópolis. Fue abierto en el año 2001 como un parque temático, cultural y científico dedicado a la paleontología y los dinosaurios.

 

DINOPOLIS.COM

Fundación Dinópolis Teruel:

 

  • La Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis nació en el año 1998 de la mano del Gobierno de Aragón como el motor de Dinópolis, cuya prioridad sería la preparación de contenidos de comunicación social de Paleontología. Entre sus actividades se encuentran generar y asesorar los contenidos expositivos, realizar investigaciones paleontológicas, difundir la paleontología y conservar los bienes paleontológicos.

    El objetivo principal consiste en convertir a Teruel en un referente como foro de debates acerca de la Historia de la Vida, en ejemplo de conservación del patrimonio turolense y en modelo de compatibilización del conocimiento paleontológico con la difusión lúdica del mismo.

    El Museo se encuentra integrado en la oferta de ocio de Dinópolis-Teruel y presenta un recorrido a lo largo del tiempo geológico donde se exponen espectaculares ejemplares, originales y réplicas, de los principales grupos fósiles.

 

3. La Torre mudéjar de El Salvador

 

La Torre mudéjar de El Salvador, construida en el siglo XIV, fue también declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 como parte de la Arquitectura mudéjar de Aragón.

La Torre mudéjar de San Salvador

Según nos enteramos, la leyenda cuenta que el constructor de la torre competía con el constructor de otra de las torres de la ciudad por el amor de una dama. Este resultó ser perdedor y según la propia leyenda, ante semejante desamor, decidió arrojarse desde la torre.

 

 

4. La Escalinata del Óvalo

 

La Escalinata del Óvalo es uno de los monumentos más emblemáticos y reconocibles de Teruel. Fue construida en 1921 para comunicar el Casco Histórico de Teruel con la estación de ferrocarril.

La Escalinata del Óvalo

En él hay una obra de Aniceto Marinas que hace referencia a la leyenda de los Amantes de Teruel que cuenta la historia de amor entre Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla.

 

5. La Plaza del Torico

 

En pleno centro histórico de Teruel se encuentra la Plaza del Torico. Es el centro neurálgico de Teruel y uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

La Plaza del Torico

Es, sin duda, una de las zonas más animadas de toda la capital. En ella hay un montón de bares y restaurantes, casi siempre abarrotados, ideales para sentarse y tomar algo.

La plaza se encuentra rodeada por edificios de estilo modernista. Entre todos ellos destaca la Casa de Tejidos El Torico (el edificio en tonos azules). Sin embargo, si por algo llama la atención es su fuente central.

La Fuente del Torico

La Fuente del Torico, que data de 1855, debe su nombre al pequeño toro que la corona.

La Fuente del Torico

Muy cerca de la Plaza del Torico se encuentra la Iglesia de San Pedro, donde se encontraron los restos de los Amantes de Teruel (Mausoleo de los Amantes de Teruel). También se encuentra muy cerca la Torre de San Pedro, también de estilo mudéjar.

 

6. El Acueducto de los Arcos

 

El Acueducto de los Arcos, declarado Bien de Interés Cultural fue construido en el siglo XVI y una de las mejores obras de este tipo que se conservan.

El Acueducto de los Arcos

El Acueducto se encuentra un poco más alejado del centro, aunque sabiendo lo pequeño que es Teruel no os debe llevar mucho tiempo llegar.

El Acueducto de los Arcos

La verdad es que merece la pena acercarse a visitarlo. 

 

7. La Torre de San Martín

 

Os proponemos visitar en esta guía de Teruel es la Torre de San Martín, otra de las preciosas torres de estilo mudéjar que se encuentran por la capital turolense. Al igual que las anteriores, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, como parte de arquitectura mudéjar de Aragón.

 

8. Mausoleo de Los Amantes

 

No os podéis perder la visita al Mausoleo de los Amantes de Teruel, que  te acercará a la historia de Isabel de Segura y Diego de Marcilla, dos jóvenes turolenses en el siglo XIII vivieron historia de amor tan bella y trágica que no ha caído en el olvido a pesar del paso de los siglos.

 

Historia de los Amantes de Teruel 

En Teruel un joven llamado Juan Martínez de Marcilla, se enamoró de Segura, hija de Pedro Segura. El padre no tenía otra hija y era muy rico. Los jóvenes se amaban mucho, hasta el punto que se hablaron. El joven le dijo que la deseaba tomar por esposa, ella respondió que el deseo de ella era el mismo, pero que supiese que nunca lo haría sin que su padre y madre se lo mandasen. Entonces, él la quiso más. Él era un buen joven, pero no tenía riquezas.

El joven dijo a la doncella que, como su padre tan sólo le despreciaba por la falta de dinero, que si ella lo quería esperar cinco años él iría a trabajar por mar y por tierra, donde poder ganar dinero. Ella se lo prometió.

Peleando contra los moros, ganó pasados cinco años cien mil sueldos, por mar y por tierra.

La doncella en este tiempo fue muy importunada por el padre para que tomase marido. Su respuesta era que había votado virginidad hasta que tuviese veinte años, diciendo que las mujeres no debían casar hasta que pudiesen y supiesen regir su casa. El padre como la amaba la quiso complacer.

Pasados los cinco años el padre le dijo: Hija, mi deseo es que tomes compañía. Ella, viendo que el plazo de los cinco años había pasado y no sabía nada del enamorado, dijo que lo haría. En seguida el padre la desposó y al poco tiempo se realizaron las bodas; y el otro llegó.

El enamorado se puso tras el lecho de su amada ya desposada y le dijo: bésame que me muero y ella repuso: No quiera Dios que yo falte a mi marido. Por la pasión de Jesucristo os suplico que busquéis a otra, que de mí no hagáis cuenta, pues si a Dios no ha complacido, tampoco me complace a mí. Él dijo otra vez: bésame que me muero; repuso ella: No quiero.

Entonces el cayó muerto. Ella, que lo veía como si fuera de día por la gran luz de la habitación, se puso a temblar y despertó al marido diciendo que roncaba tanto que le hacía sentir miedo, que le contase alguna cosa. Y él contó una burla. Ella dijo que quería contar otra. Y le contó lo ocurrido y de cómo con un suspiro Juan había muerto.

Dijo el marido: Oh! Malvada, y ¿Por qué no lo has besado? Repuso ella: por no faltar a mi marido. Ciertamente, dijo él, eres digna de alabanzas.

El, todo alterado, se levantó y no sabía qué hacer. Decía: Si las gentes saben que aquí ha muerto, dirán que yo lo he matado y seré puesto en gran apuro.

Acordaron esforzarse y lo llevaron a casa de su padre. Lo hicieron con gran afán y no fueron oídos por nadie…

A la joven le vino al pensamiento cuánto la quería Juan y de cuánto había hecho por ella, y que por no quererlo besar había muerto. Acordó ir a besarlo antes que lo enterrasen; se fue a la iglesia del señor san Pedro, que allí lo tenían. Las mujeres honradas se levantaron por ella. Ella no se preocupó de otra cosa más que de ir hacia el muerto. Le descubrió la cara apartando la mortaja, le besó tan fuerte que allí murió. Las gentes que venían que ella, que no era parienta, estaba así sobre el muerto, fueron para decirle que se quitase de allí pero vieron que estaba muerta. El marido contó a todos a los que había delante el caso según ella se lo había contado. Acordaron enterrarlos juntos en una sepultura.

 

Fuente: www.amantesdeteruel.es

 

 

 


 

 

Alrededores

 

1. Albarracín

 

Un pueblo imprescindible que ver en la Provincia de Teruel

En casi todas las listas de los pueblos más bonitos de España, Albarracín siempre tiene una posición destacada. Y no es para menos, ya que simplemente viendo las fotos os podéis hacer una idea de porque lo incluyen.

 

A pesar de su pequeño tamaño – tiene menos de 1100 habitantes -, Albarracín tiene muchas cosas que visitar. Uno de mis favoritos es el Rincón del Abanico, pero también la Catedral del Salvador y la Plaza Mayor o las impresionantes Murallas de Albarracín son visitas imprescindibles.

 

2. Valderrobres

 

Ya desde la entrada al municipio, por el puente medieval y el portal de San Roque se puede deducir la belleza del pueblo. Los imprescindibles que visitar en Valderrobres son la Casa consistorial, la Iglesia de Santa María la Mayor y el Castillo de Valderrobres, que data del siglo XII.

Ahora bien, el principal atractivo de la ciudad son sus calles empedradas y el encanto de sus edificios. Merece la pena pasar el día en Valderrobres.

 

3. Beceite

 

También en plena comarca de Matarraña y a unos 190 kilómetros de Teruel, es otra parada indiscutible que hacer en la provincia.

Su casco antiguo es el centro de todas las miradas. Además de la Font de la Rabosa – el lugar más emblemático de la localidad – tanto la Iglesia de San Bartolomé como el Ayuntamiento de Beceite justifican la visita.

 

4. Alcañiz

 

Alcañiz es uno de los pueblos más dinámicos de la región y la segunda ciudad más poblada de la Provincia de Teruel con más de 17.000 habitantes.

Además, es una de las localidades más turísticas y visitadas de Teruel. Alcañiz está presidido por el Castillo de los Calatravos, convertido en 1986 en un precioso parador.

 

Sin duda, el lugar más destacable de Alcañiz es la Plaza de España, que también alberga la Casa Consistorial. También destaca la Iglesia de Santa Maria La Mayor De Alcañiz y la Fuente de los 72 Caños.

 

 

5. Calaceite

 

Situado a pocos kilómetros de los tres anteriores, está siempre en las quinielas para los pueblos más bonitos de Teruel.

 

Mientras que la entrada al pueblo recuerda bastante a la de Valderrobres, aquí no os podéis ir sin visitar la Parroquia De La Asunción De Nuestra Señora y recorrer sus calles empedradas y edificios medievales.

 

A un kilómetro de Calaceite se encuentra el famoso Poblado ibérico de San Antonio. Se trata de un yacimiento arqueológico excavado a principios del siglo XX y que muestras restos anteriores a la conquista romana.